24 enero, 2013

UNA DELICADA BOMBA DE RELOJERÍA

HISTORIAS DE UN DIOS MENGUANTE 

José Mateos. 

Editorial Pre-Textos. Valencia, 2011

Algunas trazas de buen prosista y sugerente narrador había dado el escritor José Mateos (Jerez, 1963) tanto en su libro de aforismos Soliloquios y divinanzas como en su ensayo La Razón y otras dudas; sobre todo en este último volumen, donde enhebraba episodios vividos en una curiosa escuela que tenía algo de Academia platónica y no poco de colegio machadiano de Juan de Mairena. Pero han tenido que pasar años para que entregue a sus lectores un libro estrictamente de ficción: una colección de relatos que, recogidos bajo el título de Historias de un Dios menguante y publicados por la exigente editorial valenciana Pre-Textos -el sello de siempre del jerezano-, pone en nuestras manos una delicada bomba de relojería no apta para paladares poco exigentes o adeptos al pensamiento débil, en cualquiera de sus modalidades.

Se trata de doce historias deslumbrantes que contienen el universo de José Mateos -ese volcán de incandescencias que siempre acaba dejando quemaduras, aunque jamás erupcione- y algo más: un terrorista que acaba sacrificando su individualidad en aras de unos ideales colectivos en los que ya no cree, un puñado de inmigrantes sin tierra y casi sin sueños, la esposa hundida de un enfermo mental encerrado en aquella vergonzante institución que fue el Psiquiátrico portuense… Todos ellos arrastrando decisiones o recuerdos que les marcaron la existencia, sobreviviendo al desastre, sobreponiéndose a la adversidad como sólo saben hacerlo los personajes nada heroicos. Hay momentos en los que el lector siente que se le hiela la sangre. Sin estridencias, en apenas una frase que a menudo pasa desapercibida en una primera lectura, Mateos ofrece la clave que dará luz no sólo a un argumento o a un tema, sino al devenir de las últimas décadas de un mundo, el nuestro, del que los dioses parecen haberse desentendido definitivamente.

ÁNGEL MENDOZA 

Publicado en El Boletín. 
Cultura y Ocio, noviembre 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTE BLOG ASPIRA A SER UN LUGAR DE INTERCAMBIO DE IDEAS ENTRE INTERLOCUTORES QUE SE EXPRESAN EN IGUALDAD DE CONDICIONES. POR TANTO, NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS ANÓNIMOS.