06 septiembre, 2013

CAUSAS Y CRISIS

LA PANTERA ROSA BAILA UN TANGO CON MISTER HYDE,
Margarita Bermudo. 

MIRADOR, 

Pilar Pardo. 

Ediciones Canto y Cuento. Jerez, 2013. 


Ante la crisis (ya “gran crisis” al decir de los expertos) se pueden adoptar las posturas más variopintas y dispares: desde ponerse a lloriquear debajo de la cama esperando a que dejen de llover calamidades, hasta encararla con propuestas valientes y, quizá por ello, con un punto no pequeño de aventura insensata. Es lo que ha hecho el escritor José Mateos en Jerez dando vida a Canto y Cuento, un sello editorial independiente con atención especial -ahí es nada- hacia el género más respetado pero menos leído de cuantos pueblan los estantes: la poesía. Un buen puñado de títulos suma ya el catálogo de este proyecto al que se unen ahora La pantera rosa baila un tango con Mister Hide y Mirador, de Pilar Pardo, dentro, este último, de una colección con patrocinio de la empresa de seguros DKV (cuando la Administración Pública recula en cuestiones culturales, es urgente saber implicar, y complicar, el sector privado). 

El primero de los poemarios es de una autora que se estrena con tan sugerente título, del que se puede decir de todo menos que es primerizo. Porque los versos de Margarita Bermudo consiguen, con envidiable oficio, hacer de las palabras eso a lo que decía Valery que debía aspirar el lenguaje poético: una oscilación entre el sonido y el sentido. Cualquiera de los poemas de esta colección merece la pena, pero ya me quedo con este, que revive el viejo tema del paso del tiempo encarnado -otra vez, y que sean muchas más- en el motivo de la rosa: “Pregúntame, si quieres, por las rosas, / aquéllas que en otoño florecieron/con un frescor extraño y sorprendente. / Pregúntame, si acaso, por su brillo, / por sus pétalos rojos en la luna menguante, /por el viento suave que, a veces las mecía. / No olvides preguntarme también por las espinas, / que aparecían inquietas por los tallos felices, / apagando, furtivas, el dulzor de las hojas. / Pregúntame de nuevo / si fuimos tan intensos y breves como ellas.”

Mirador es la segunda entrega de una murciana de Jerez que ya sorprendió, y de qué manera, con su primera recopilación poética, Temporada de fresas, editada hace tres años por el entonces hiperactivo sello Isla de Siltolá. Lo que allí era un esbozo de autora con una voz honda y personal, hoy es el trazo firme, la culminación, de una escritora que sabe sentir y sabe decir. Era difícil estar a la altura de aquellos primeros versos, moldeados con una música que trascendía lo meramente formal para elevar cada palabra a una altura que convertía en categoría cada trazo de anécdota cotidiana, aunque nunca trivial. Pero era aún más difícil situar los poemas de Mirador un punto por encima, a un nivel poético de concentrada emoción que muy pocos pueden preciarse de haber alcanzado. Sirvan estos versos como muestra de un  dichoso venero que, en cualquier caso, no harán- queda advertido- sino despertar la sed acuciante de más poemas y, ojalá, de muchos más libros. El texto se llama "Cumplida" y dice así: “Sabes que ha comenzado / a marchitarse en ti lo que antes era / rama nueva y en flor, / y te sorprende / sentir que la hojarasca crujiente lleva dentro / ese extraño vacío / dichoso del que no se guarda nada”.

ÁNGEL MENDOZA
Reseña exclusiva para LA RONDA DEL LIBRO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTE BLOG ASPIRA A SER UN LUGAR DE INTERCAMBIO DE IDEAS ENTRE INTERLOCUTORES QUE SE EXPRESAN EN IGUALDAD DE CONDICIONES. POR TANTO, NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS ANÓNIMOS.