29 noviembre, 2013

EN VOZ BAJA

FALSA PIMIENTA
Amalia Bautista
Renacimiento, Sevilla, 2013

Amalia Bautista, poeta de cimentada carrera -ha publicado una decena de libros hasta la fecha-, cuenta este año con un nuevo título en la editorial Renacimiento, Falsa pimienta. Tres son los bloques en los que se presenta dividido el poemario. En el primero, llamada "Doméstica sede", la poeta nos ofrece una serie de escenas de su cotidianidad inmediata, en la que ella quiere ver signos de lo prodigioso ("Prodigios"), inseparable para ella de la alegría ("Primavera en la calle de Serrano", "Flores Áster"), en riesgo de perderse si falta la persona amada ("Homeless"), motivo recurrente en la segunda y tercera parte del poemario. Esto no empece que la poeta haga gala de un humor juguetón ("Relaciones comerciales", "Adivina adivinanza", "Tres pies") que se combina con esa percepción de lo maravilloso cotidiano en el último poema de esta primera sección ("Aleph").

La segunda parte, "Fuera de casa" está formada por una serie de estampas de viajes que carecen de sentido -ni siquiera en el kavafiano- por la ausencia del amado ("No he visto el mar contigo. / No sé lo que es el mar", en "Invitación al viaje") cuya sola voz da vida y sentido a la poeta ("Tantas puertas abiertas como bocas, / pero tu voz no sale de ninguna. / Y ninguna me llama por mi nombre", en "Carminum"; "sólo te pediré la vida que me falta [...] / y haces llegar a mí cuando dices mi nombre, en "Vísperas II"). "Sin ti" es el sintagma que resuena en algún poema ("Acuarela"), la rémora paralizante del viaje solitario de la poeta -que ella consigue retratar magníficamente en "Compañeros de viaje", donde el humor va de la mano de la repulsión sentida hacia un desconocido dormido, que encarna el negativo del amado-, y que da título al último poema de la sección, donde actúa como anáfora obsesiva. Este poema revela la estructura anular de la sección y anuncia el tono de la última parte.

"La pertenencia" es su título, que podría hacer pensar en las pertenencias que se nos aconseja vigilar en nuestros viajes, pero que en este caso se presenta como singular, porque para la poeta la que cuenta es una, por la felicidad que le proporciona y el dolor que le produciría perderla. Entramos en la parte más lírica del libro, en la que la palabra poética de Bautista alcanza su más pura, emotiva y sobrecogedora expresión. Es la palabra de una mujer enamorada, que a veces no se reconoce a sí misma ("Ella es la de las lágrimas de rabia,/la que nunca te besa con mis labios" -"Ella"-), que siente a veces la carga de un pasado doloroso que se asume en un amor que se entrega por completo ("Quise llegar a ti limpia del todo, / ser la pureza extrema, ser lo único/ limpio sobre la tierra y en tus brazos./ Lo quise, lo quería, pero no lo logré. / Mi manera de amarte vino de todo aquello, / de tanta suciedad y tanto poso, / y debemos estar agradecidos." -"Sucia"-). Sigue una serie de delicadas y hermosas declaraciones de amor, de agradecimiento al amado, entreveradas con algunos poemas donde resurge el recuerdo de un pasado de decepciones y rupturas ("Senderos que se bifurcan", "Circo", "Torre") que ha dejado un poso doliente en la poeta, expresado en algún poema extraordinario como "Ne me quitte pas", que justifica por sí solo todo un libro. La esperanza, con todo, se enseñorea de un poema como "Falsa pimienta", homónimo del poemario, que aúna indisolublemente la percepción de la belleza y el amor. Esperanza que no desmerece de la inteligencia que postula la duda, y que construye la fábula final del poemario así llamado.

"Leyendo los poemas de otros en voz baja": tal verso de Amalia Bautista puede aplicarse como recomendación para leer su poesía, que llega sin estridencias, en tono casi conversacional -aunque no fácil-, directa al corazón, ajena a los juegos de palabras y fónicos (salvo en un poema, "Z", que ella construye expresamente sobre estos recursos poéticos), y en el molde recurrente de endecasílabos y heptasílabos, salvo en algunos poemas donde otros esquemas métricos o la polimetría están al servicio de un feliz expresión poética. 

Un libro, sin duda, para no olvidar.

JOSÉ MIGUEL DOMÍNGUEZ
Reseña exclusiva para LA RONDA DEL LIBRO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTE BLOG ASPIRA A SER UN LUGAR DE INTERCAMBIO DE IDEAS ENTRE INTERLOCUTORES QUE SE EXPRESAN EN IGUALDAD DE CONDICIONES. POR TANTO, NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS ANÓNIMOS.