28 julio, 2017

ABRIENDO CAMINOS

Qwerty

Itziar Mínguez Arnáiz

La Isla de Siltolá, Sevilla, 2017
73 pp.

La búsqueda de ese punto intangible en el que el decir poético se ajusta a los modos conversacionales, a las inflexiones y ritmos del habla coloquial, ha ocupado a infinidad de poetas a lo largo de los siglos y parece una aspiración irrenunciable, así como un objetivo que cada generación debe lograr por sus propios medios, porque la meta que se persigue, por su propia naturaleza, varía con los años y responde a un ideal distinto en cada época: la naturalidad a la que aspiraban Garcilaso o Fray Luis no es la misma que buscaba Manuel Machado, ni la que pretendían los poemas monologales de Jaime Gil de Biedma, o la que intentaban los poetas que empezaron a publicar a mediados de los 80 del pasado siglo. 


Más joven que estos últimos, la poeta vasca Itziar Mínguez Arnáiz (Barakaldo, 1972) acusa claramente la influencia de su paisano Karmelo C. Iribarren, que ya en los tiempos de la llamada "poesía de la experiencia" se distinguió de la mayoría de sus coetáneos por el cultivo de una poesía que prescindía de los moldes métricos tradicionales y lograba gran parte de su efecto mediante un sabio uso de las pausas, reticencias e inflexiones del habla coloquial. Tal es el sistema en el que se basan los lacónicos poemas de Itziar Mínguez: breves enunciados, a veces de no más de cuatro o cinco versos, pautados según las inflexiones del habla y dirigidos a captar la temperatura anímica de un momento o una situación particulares. Lo que distingue, no obstante, a la poeta de Barakaldo de su paisano es la clara apuesta de la primera por referirse casi en exclusiva, no a la condición escéptica y desengañada del hombre urbano en general, sino a la propia intimidad, presentada desde una deliberada levedad de sentimiento y una elegante convicción de que la escritura poética -asunto al que se refieren  buena parte de los versos reunidos en este librito significativamente titulado Qwerty, como la secuencia de las cinco primeras letras del teclado de un ordenador- es un excelente correlato de la vida. El trasvase de una a otra esfera es frecuente en la poesía de Mínguez Arnáiz; véase, por ejemplo, "Amor a primera vista": "Ni miradas / ni seducción / ni preliminares // con el poema / siempre es igual // aquí te pillo / aquí te mato". Hay que decir que estos poemas suelen mostrarse más eficaces cuando se leen en secuencia -el propio libro puede entenderse como una unidad hecha de sucesivas iluminaciones, ocurrencias, pseudodefiniciones, a veces incluso formulaciones cercanas al aforismo-, cuando se capta, no el simple destello atenuado en que se resuelve cada uno de ellos, sino el tono general, la reticencia que anima el conjunto, y la evidencia de que ese calculado laconismo, aparentemente bienhumorado, es un modo de sortear una soterrada melancolía, que es también parte esencial de la tonalidad de estos versos. No extraña, por lo dicho, que el último y quizá el más extenso de los poemas incluidos en este libro fantasee sobre la posibilidad del suicidio: "te desnudas / y te metes en el agua con suma delicadeza // no imaginas mejor cobijo para tu cansancio / ni mejor momento para tu adiós (...) // y antes de cerrar los ojos / aún tienes tiempo de ver / en un intento desesperado de manifestarse / el que podría haber sido / tu último poema". 


Existe el peligro, por supuesto, de que esta deliberada ligereza se aproxime en ocasiones a la nimiedad; pero no hay apuesta estética que no implique la asunción de riesgos. En Qwerty Itziar Mínguez roza a veces peligrosamente el límite entre lo ligero y lo banal, pero también da muestras suficientes de que la apuesta merece la pena. En su modo de seguir los postulados de su reconocido maestro, la poeta de Barakaldo avanza con pie firme por un camino que quizá se consideraba de un solo uso. Todo hace pensar que es ya también el suyo.


J.M.B.A.
Reseña exclusiva de La Ronda del Libro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESTE BLOG ASPIRA A SER UN LUGAR DE INTERCAMBIO DE IDEAS ENTRE INTERLOCUTORES QUE SE EXPRESAN EN IGUALDAD DE CONDICIONES. POR TANTO, NO SE PUBLICARÁN COMENTARIOS ANÓNIMOS.